El uso de viviendas turísticas por parte de turistas extranjeros se ha disparado en España en los dos últimos años. En 2011 ya se registró un crecimiento del 14,8% de turistas alojados en viviendas de alquiler mientras que en 2012 el aumento fue del 8,7%, según la encuesta Frontur del IET.

El año pasado, un total de 5,78 millones de turistas extranjeros que viajaron a España durmieron en viviendas turísticas. Es decir, uno de cada diez viajeros opta por este fórmula de alojamiento. El Plan Nacional Integral de Turismo, aprobado en 2012, advertía que “el uso de la oferta de alojamiento no reglado podría estar dando cobertura a situaciones de intrusismo y competencia desleal que van en contra de la calidad y de la competitividad de los propios destinos turísticos”. En este sentido, la Generalitat está colaborando con el sector “para que el proyecto de Ley de medidas de flexibilización y fomento del mercado del alquiler de viviendas, atienda las necesidades y clarifique la situación administrativa de todas las viviendas, favoreciendo así la competitividad de los apartamentos turísticos”.

Durante décadas, las viviendas de alquiler habían convivido sin excesivos problemas con otras fórmulas de alojamiento como hoteles y apartamentos turísticos reglados. Pero en el último año se han intensificado las voces contra este fenómeno, al que en muchas ocasiones se acusa de no respetar las normativas turísticas o el pago de impuestos. De hecho, el Plan Nacional Integral de Turismo, aprobado en 2012, reconoce que “se viene produciendo un aumento cada vez más significativo del uso del alojamiento privado en el turismo”. Y es que según recoge el citado plan turístico nacional, “el uso de la oferta de alojamiento no reglado podría estar dando cobertura a situaciones de intrusismo y competencia desleal que van en contra de la calidad y de la competitividad de los propios destinos turísticos”. La Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT) va más allá y asegura que las miles de plazas disponibles en viviendas turísticas no controladas por las autoridades “pueden provocar insatisfacción entre los viajeros, afectando a la marca España, además de formar parte de la economía sumergida”. Hasta este año, las viviendas turísticas que se alquilan por temporadas habían tenido el amparo de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU).

Sin embargo, la nueva Ley del Alquiler aprobada el pasado 23 de mayo en el Congreso de los Diputados excluye este tipo de alojamiento. En síntesis, todo el articulado de la nueva ley gira en torno a la primera vivienda. Los artículos de la antigua LAU donde se regulaba el alquiler de viviendas turísticas preparadas y amuebladas para acoger visitantes durante breves temporadas han quedado eliminados. Así, la nueva ley remite al artículo 149 de la Constitución, donde se contempla que esta clase de competencias pasen a las Comunidades Autónomas, “que tienen que regular en su normativa sectorial este tipo de viviendas”, según explica el senador popular Jorge Ibarrondo, que participó en la tramitación parlamentaria.

No obstante, la nueva ley en su artículo 3 incluye un punto que se presta a cierta ambigüedad, ya que se refiere a otro tipo de locales o elementos constructivos que sí podrían alquilarse para usos turísticos, siempre que no sean primera vivienda y que no se publiciten ni comercialicen por terceras partes. “Pero el espíritu general es que la nueva ley no quiere regular la vivienda en régimen de alquiler turístico”, remarca el senador Jorge Ibarrondo. Según añade este senador, los propietarios de viviendas de uso turístico “podrán seguir alquilándolas bajo la normativa turística de cada comunidad”. Y en cualquier caso, la nueva Ley de Alquiler “ni se mete, ni condena ni quiere buscar infracciones a la vivienda turística de alquiler. Las comunidades dirán en qué condiciones se pueden alquilar viviendas”. Ver la vivienda turística queda fuera de la nueva Ley del Alquiler. Andalucía y la Comunidad Valenciana están reforzado las inspecciones turísticas y modificando su normativa en este ámbito para “acabar con la competencia desleal” y para actuar “contra el intrusismo en apartamentos turísticos”

Durante el último verano, en Denia hemos recibido multitud de inspecciones por parte de técnicos de hacienda donde, puerta por puerta, solicitaban a los inquilinos datos del propietario, copia del contrato y cantidades pagadas. Evite problemas y contrate con una empresa legal el arrendamiento de su vivienda. Todas las empresas de la comunidad Valenciana, deben mostrar en su establecimiento el distintivo que le autoriza a comercializar viviendas turísticas y cada vivienda deberá tener, tras la puerta principal, el cartel con el número de registro en turismo.

Esto garantiza a los clientes que la vivienda está regulada por Turismo de la Comunitat Valenciana, lo cual es una garantía de calidad y servicio.