blog

Visita el Castillo de Dénia

Visita el Castillo de Dénia

El Castillo de Dénia es uno de los monumentos más destacados de la ciudad. En él, se puede hacer un recorrido por los más de dos mil años de historia que representa, y por los rastros de las diferentes culturas que han convidido en la ciudad durante años.  

De entre los monumentos presentes en la ciudad, el Castillo de Dénia es, sin duda, el más emblemático y destacado. Con más de dos mil años de historia, reúne en un mismo recinto las huellas de diferentes culturas que han convivido en la ciudad durante años. 

El Castillo de Dénia sirvió de fortaleza en la época de la piratería del Mediterráneo y es uno de los elementos que define la topografía histórica del núcleo urbano. La fortificación es de origen musulmán andalusí y, junto a la alcazaba, fue construido entre los siglos X y XI, en época romana, pero a partir de entonces ha sido modificado en varias ocasiones.

La alcazaba era una construcción urbana en la que se hospedaba el gobernador o marqués de la ciudad. En ella se ubican la Torre del Mig y el Portal de la Vila, los dos accesos más significativos del recinto. Tras sufrir varios cambios a lo largo de los siglos, los espacios del recinto han ido cambiando su uso hasta que, a partir del siglo XVI, la piratería berberisca obligó a mejorar la fortificación, dejando una gran huella de la arquitectura militar renacentista.

Otro de los aspectos que puede observarse en el Castillo de Dénia son las consecuencias que han dejado en él las diferentes guerras de las cuales ha sido participe, como la Guerra de Sucesión o la Guerra del Francés. A partir del siglo XX, el castillo pasó a manos privadas, dejando atrás sus funciones como tal para acoger el cultivo de la vid y la producción de pansa. En 1947 pasó, definitivamente, a ser propiedad municipal, momento a partir del cual empezó a explotarse como monumento turístico.

Ahora, tras varias restauraciones y después de haber habilitado el acceso a él, es uno de los emblemas de la ciudad de Dénia y una visita obligada para cualquier turista que pase unos días en la ciudad. Además, se promueven diversas actividades en él, como ciclos de música o visitas guiadas teatralizadas, y se puede alquilar para celebrar bodas y eventos. 

Está abierto todo el año en diferentes horarios, así que no hay excusa para no dejarse caer por el recinto. Durante los meses de verano, además de celebrarse diferentes iniciativas culturales, se pueden realizar visitas nocturnas hasta pasada la medianoche. Una oportunidad única para conocer un poco más la historia de Dénia.